sábado, 4 de abril de 2009

Michael Jackson quiere volar como Copperfield

[The Sun. 1 de abril de 2009]
"Wacko Jacko" ha solicitado los servicios de su viejo amigo David Copperfield para conseguir que su próximo show, O2, sea inolvidable

El prodigioso ilusionista se ha sumado a la nómina de "Jacko" para supervisar una serie de espectaculares efectos en escena.

Michael, como le gusta ser conocido por los jóvenes, ha contratado al hombre que consiguió hacer desaparecer la Estatua de la Libertad para que lo ayude a dejar atónito al público con sus asombrosos efectos mágicos. Ambos se han reunido en la sede californiana de Copperfield y han hecho planes para organizar sorprendentes rutinas y un truco de levitación que será el eje central del espectáculo.

También han hablado de otros muchos detalles que darán forma al acontecimiento. Entre los pedidos se cuentan más de 100 espejos, además de una buena cantidad de hielo seco.

Fuentes cercanas comentaron: "'Jacko' y David son amigos desde hace años. Michael es un gran fan de la magia y durante años ha acudido a Las Vegas para ver en acción a los mejores magos del momento. Él tiene algunos proyectos que desea incluir en el show y opina que David es el hombre adecuado para ayudarlo a llevarlos a cabo. No se trata únicamente de asuntos relacionados con la música, sino del espectáculo propiamente dicho. El truco de levitación será algo extraordinario".

Los ensayos para la gira de Jackson comienzan el próximo mes. Es evidente que un hombre de cincuenta años necesita mucha preparación antes de hallarse en condiciones para subir al escenario.

Copperfield es mundialmente conocido por haber conseguido, entre otras proezas, levitar sobre el Gran Cañón o atravesar la Gran Muralla China.

viernes, 3 de abril de 2009

30 años de ilusiones - El ascensor (The Elevator - Heaven On The Seventh Floor)

Como hemos ido viendo en artículos anteriores, David Copperfield es todo un maestro en apariciones estelares sobre el escenario. Impactar al público desde el primer instante es uno de los objetivos que el mago norteamericano persigue desde que comenzó su carrera en televisión a finales de los 70. A lo largo de todos estos años, David se ha presentado ante los espectadores de maneras muy variadas (entre las que destaca la espectacular Shadowbox, como os mostrábamos hace algunas semanas). Entre todas ellas, El ascensor (The Elevator o Heaven on the Seventh Floor, en inglés) ha conseguido ganarse un puesto de honor, acompañando a David tanto en especiales de televisión como en giras mundiales.

video

Se trata de una aparición tan rápida como sorprendente, en la cual la sombra del ilusionista se proyecta tras las paredes translúcidas del ascensor empleado para el efecto. David la presentó en televisión en el especial de 1992 titulado Volar, y posteriormente la utilizó como reclamo en las siguientes giras: Magic for the 90's (1992 - 1994), Beyond Imagination (1995 - 1996), Dreams and Nightmares (1996 - 1998) y Journey of a Lifetime (1999 - 2000), básicamente.

Como decimos, el efecto resulta asombroso: un singular ascensor aparece en escena, sin que se aprecie nada extraño en su interior o en los alrededores. Acto seguido, las lonas translúcidas que ejercen de paredes se cierran totalmente. En ese momento, una sombra comienza a materializarse en el interior, apareciendo de arriba abajo sobre la pared frontal del habitáculo. Cuando las puertas vuelven a abrirse, observamos que el poseedor de la referida sombra no es otro que un sonriente David Copperfield, preparado ya para comenzar la actuación y seguir sorprendiendo al auditorio.

En esta ocasión, la música corre a cargo de Phil Collins y su canción Find a Way to my Heart. Si todavía no habéis tenido ocasión de contemplar el efecto (o si os apetece repasarlo unas cuantas veces más), nosotros os ofrecemos el vídeo con la versión en español y las primeras palabras de David en aquel especial, en el cual anunció su intención de hacer realidad uno de sus sueños: volar por el escenario sin cables o trucos de cámara. Pero de ello nos ocuparemos más adelante. Por el momento, disfrutemos con una de sus mejores apariciones.

Damas y caballeros, con ustedes la magia de David Copperfield: El ascensor.